“acto de conciliación. “


    Comparecencia de las partes desavenidas ante el juez.

    acto de conciliacion en el Derecho Usual

    Comparecencia de los interesados, presuntos litigantes, ante el juez municipal u otra autoridad judicial, con la finalidad de evitar la promoción de un litigio (o la prosecución del iniciado sin el cumplimiento de ese trámite procesal previo), mediante fórmulas amistosas y de avenencia, e incluso con el desistimiento del que ha adoptado la iniciativa o por la aceptación del requerido, que encuentran en el solemne acuerdo un sustitutivo de la decisión judicial, con la fuerza de documento solemne.
    Muchos ataques se dirigen contra el acto de conciliación: por su inutilidad sobre todo, ya que no debe preocuparse la ley, ingenuamente, de avenir a los que han reflexionado e incluso negociado arreglos antes de resolverse al paso de entablar un litigio. Sin embargo, aunque raros, se producen en tales actos conciliaciones verdaderas; ya por el respeto que la máquina judicial impone, ya por la seriedad que el demandado ve entonces en la iniciada "amenaza" procesal, ya por la autoridad que la palabra del juez puede lograr, y por la solemne invocación para transigir. Se censura también por utilizarse en ocasiones como ardid para lograr la firmeza de una situación o relación jurídica sin necesidad de acudir a la fe notarial. Unos lo tildan de la gran ilusión de la justicia, que queda desvanecida; otros lo ensalzan como idea seductora y feliz. Maynard estima mejor un mal arreglo que un buen pleito, ya que la re solución judicial de los litigios es siempre mis costosa que la ^contractual.
    No tiene los caracteres del .procedimiento contencioso, y sirve para que las partes se avengan o transijan sobre los litigios antes de substanciar éstos en los tribunales. El acto conciliatorio es exigido a veces por la ley antes de iniciar ciertas acciones.
    Uno de los principales efectos del acto de conciliación consiste en interrumpir la prescripción, siempre que se entable la correspondiente acción sobre dominio o posesión dentro ^de un breve plazo, fijado en dos meses en el Cód. Civ. esp. (art. 1.947).
    Como comienzo del libro dedicado a la jurisdicción contenciosa en la Ley de Enj. Civ. esp., pero antes de ocuparse de los juicios —ya actos típicamente procesales y contradictorios, que requieren la decisión por autoridad del juez—, se trata del acto de conciliación, que deberá intentarse, ante el juez municipal competente, antes de promover un juicio declarativo. Están exceptuados: 19 los juicios verbales; 29 los declarativos que sean incidencia de otro, consecuencias del mismo o de un acto de jurisdicción voluntaria; 39 los juicios en que sean parte la Hacienda pública, los municipios, las corporaciones civiles de carácter público y los establecimientos de beneficencia; 49 los relativos a los menores y a los incapacitados; 59 los intentados contra personas desconocidas o inciertas, contra ausentes o residentes fuera del término del juzgado en que deba entablarse la demanda; 69 los declarativos que se promueven para reclamar la nulidad o el cumplimiento de lo convenido en el acto de conciliación; 7* lo» juicios de responsabilidad civil contra jueces y magistrados (ya que en éstos el orden público y la justicia en general están interesados en que quede perfectamente deslindada la procedencia o improcedencia de la acción); 8v. los juicios de arbitros y amigables componedores, los universales, los ejecutivos, los de desahucio, interdictos y de alimentos provisionales (art. 460). No se requiere tampoco en los retractos, tanteos y otras demandas urgentes; sin perjuicio de intentarlo después si se sigue el pleito (art. 461).
    No se admitirá demanda a la cual no se acompañe certificación del acto de conciliación, o la certificación de haberse intentado sin efecto. Con todo. las actuaciones practicadas sin tal requisito son válidas, sin perjuicio de la responsabilidad del juez. Por precepto absurdo, la ley ordena la celebración del acto de conciliación en el estado del pleito .en que se note su falta; como si no fuera ya patente la voluntad litigiosa de las partes.
    La competencia se rige por el domicilio o residencia del demandado. El que intente el acto de conciliación, que requiere un conflicto extra judicial previo, cuando no plantea un requerimiento inopinado y enérgico contra alguien, deberá acudir ante el juez municipal, con tantas papeletas cuantos sean los interesados y una más (para las actuaciones), donde se expresará: los nombres y apellidos, profesión y domicilio del demandante y del demandado (que ya reciben tales calificaciones), la pretensión que se deduzca, con la firma del que lo proponga y la fecha de presentación al juzgado. El juez, dejando transcurrir al menos 24 horas, citará a las partes para la comparecencia, dentro de la mayor brevedad. No debe dilatarse nunca la celebración del acto más de ocho días, contados desde la presentación de las papeletas.
    El acto mismo se realiza en presencia del juez. Comenzará el demandante exponiendo su reclamación y manifestando los fundamentos en que la apoye. El demandado contestará lo que crea conveniente, v podrá exhibir también cualquier documento en quo apoye 6us excepciones. Luego de da contestación, los intéresado a podrán replicar y contrarreplicar. De no haber llegado a algún acuerdo, tanto el juez como los "hombres buenos" (v.e.v.), de que el demandante y el demandado deben ir acompañados, procurarán avenirlos, con los argumentos o propuestas que las ley no contiene, pero que quedan a su arbitrio, dentro de la licitud y la oportunidad. De no conseguirse la avenencia, el acto —entonces de "no conciliación"— se da por terminado.
    Sea cual sea el resultado del acto de conciliación, se extiende el acta de conciliación, testimonio fehaciente de su celebración y de las circunstancias principales del mismo. De ella se dará certificación al interesado o interesados que la pidan. Los gastos del acto corren por cuenta del que lo promueve; los de las certificaciones son a cargo de los que las solicitan.
    La eficacia de lo convenido es grande; porque, de estar dentro de la cuantía de los juicios verbales, el juez municipal se encargará de su cumplimiento por los trámites de ejecución de sentencia; y de exceder de su competencia por la cuantía, tendrá lo acordado el valor y la eficacia del convenio consignado en documento público y solemnes es decir, lo mismo que un "contrato otorgado ante notario.
    Contra lo convenido en el acto de conciliación puede ejercitarse acción de nulidad por las mismas causas que invalidan los contratos. Tal acción obliga a demandar dentro de los ocho días de la celebración del acto. La validez del acto de conciliación, como trámite previo, se extiende hasta los dos años de su celebración; pasados los cuales a la demanda ha de proceder un nuevo intento conciliatorio, (v. los arts. 461 y ss. de la ley cit.) En la legislación procesal argentina no se exige con tal rigor el acto conciliatorio; pero las leyes recomiendan a los jueces que procuren, por medios diversos y en distintas fases del juicio, la avenencia de las partes, su conciliación (v.e.v.; y, además, AVENENCIA, COMISIÓN DE CONCILIACIÓN, HOMBRE BUENO, TRANSACCIÓN). (5.762.)
Tema: Derecho General, General, Que es

'“acto de conciliación. “' aparece también en las siguientes entradas:


¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0( 0 votos)



Publicado el 13/06/2018.