sustantivo femenino ( f.) Acción de adoptar.
    Derecho (Der.) Acto jurídico que crea entre dos personas vínculos análogos, en el orden civil, a los que existen entre padres e hijos legítimos.

    adopción en el Derecho Usual

    Según la ley 19, del tit. XVI, de la Part. IV; "tanto quiere decir como prohijamiento; que es una manera que establecieron las leyes por la cual pueden los hombres ser hijos de otros, aunque no lo sean naturalmente". La adopción es, pues, el acto por el cual se recibe como hijo nuestro, con autoridad real o judicial, a quien lo es de otro por naturaleza.
    La adopción constituye un sistema de crear artificialmente la patria potestad. Muy discutida, por contraria a la naturaleza humana, no todos los códigos la admiten, ni en todos los tiempos se la ha considerado en la misma forma. Recibir legalmente como hijo a quien en verdad no lo es, crea un problema de orden familiar que es regido con cuidado ante las situaciones que pueden darse.
    Donde mayor importancia tuvo en la Antigüedad la consideraban necesaria por estos fines: a) continuar el culto doméstico; ó) perpetuar el nombre; c) obtener beneficios, en razón a los concedidos por el número de hijos que se tenían; d) legitimar a los hijos ilegítimos.
    La adopción, inventada para consuelo de las persona» sin hijos, ha sido atacada; ya que la prole es dada por la propia naturaleza; y en vano tratará esta institución jurídica de substituir lo que está cu aquélla. Loa romanos distinguían dos clases de adopción; la propiamente dicha y la arrogación. La primera recaía ©obre la© persona© alieni jurii, | | la segunda, sobre las personas sui juris. Dividíase a su vez aquélla en plena y menos plena. según que el adoptante fuere ascendiente o extraño.
    Planiol señala que la adopción es un contrato solemne, sometido a la aprobación de la justicia, que crea entre dos personas relaciones análogas a las que resultarían de la filiación legítima» De todos maneras, el parentesco ficticio que resulta de la adopción no imita, sino de manera muy imperfecta, el verdadero parentesco. Sus efectos son mucho menos extensos, y todavía menos numerosos; y en la práctica, su único resultado sería dar un heredero, con todos los derechos de hijo, a las personas sin descendientes. La adopción no destruye las relaciones de filiación que el adoptado tiene por el nacimiento, y el parentesco ficticio queda sobrepuesto a esas relaciones, sin substituirlas.
    La adopción fué suprimida en Holanda por el Código de 1838; se mantiene en Italia, en España (arts. 172 a 180 del Cód. Civ.), en Alemania, en Francia y en casi todos los países inspirados en el Código de Napoleón. Se regula muy bien la adopción en el Cód. Civ. francés (arts. 340 y ss.) y en el. Cód. Civ. uruguayo (arts. 243 y ss.).
    La adopción fué incluida en el Cód. Civ. francés principalmente por instigación de Bonaparte; como institución filantrópica destinada a ser "el consuelo de los matrimonios estériles y una gran protección para socorrer a los niños pobres".
    Inspiradas en el Cód. Civ. francés son las normas contenidas en el uruguayo, m se dan a continuación, con el objeto de proporcionar una idea de lo que la adopción es. Se permite solamente a las personas mayores de cuarenta y cinco años, sin hijos legítimos ni legitimados, y que tengan a lo menos dieciocho años más que el adoptado. El guardador o tutor no puede adoptar al menor hasta ser aprobadas judicialmente las cuentas del cargo. Nadie puede ser adoptado por más de una persona, a no ser por dos cónyuges; y uno de éstos no puede adoptar sin el consentimiento del otro. No tiene validez la adopción de los hijos ilegítimos hucha por el padre o la madre.
    Para la adopción de un mayor de edad se requiere su expreso consentimiento. Si el adoptado fuera menor, demente, o sordomudo que no sepa leer o escribir, será preciso el consentimiento de sus representantes legales. La adopción ha de hacerse necesariamente por escritura pública, aceptada por el adoptado o sus representantes legales. El adoptado continúa perteneciendo a su familia natural, en la que conserva todos sus derechos; porque la adopción sólo establece relaciones jurídicas entre el adoptante y el adoptado, y no entre cualquiera de ellos y la familia del otro. El adoptado podrá usar, con el apellido de su familia, el del adoptante; con tal que esto se exprese en la escritura. Los efectos que la adopción produce son: a) obligación del adoptado de respetar | | honrar al adoptante; b) obligación recíproca de prestarse alimentos, a falta de ascendientes o descendientes de uno y otro; c) derecho a heredar sin testamento en los casos expresados en la ley.
    Por último, cabe consignar que la adopción es irrevocable, y continúan BUS efectos aun cuando sobrevinieran hijos al adoptante.
    El Cód. Civ. arg. no admitía esta institución, lo mismo que el antiguo código mexicano. El ya derogado art. 4.050 de aquel código disponía: "Las adopciones y los derechos de los hijos adoptados, aunque no hay adopciones por loa nuevas leyes, ©va regido© por loo lcyc© del tiempo en que posaron los actos jurídicos".
    Guatemala admite la adopción, exigiendo sola.
    mente la edad de treinta anos en el adoptante y que éste tenga quince más que el adoptado. Las reglas que hemos enunciado sobre la adopción se aceptan y amplían en Francia. Este país, en 1939, impIantiV la legitimación adoptiva reservada a, cónyuges sin Hijos y para menores de 5 años al iniciarse.
    En 1958. la adopción se diversifica en plena (para cónyuges y sobre expósitos o abandonados menores de 14 años) y menos plena o común En el Derecho español, además de la forma recienr te de la adopción de expósitos (v.e.v.), que comprueba la difusión actual del prohijamiento de la llamada jiliación artificial, al disminuir los hogares con hijos y-aumentar el número de hijos sin hogares, no corresponde la adopción a toda su tradición jurídica; ya que en el Fuero Juzgo ni en la legislación foral municipal se encuentran preceptos sobre la misma. Fué la tradición romana, que se injerta en las Partidas y en el Ruero Real, la que renovó el "prohijamiento".
    En 1851, al redactarse un proyecto de Cód. Civ. en España, las opiniones se inclinaban a borrar esta institución por poco usual; pero subsistió y perdura En la Rep. Argentina esta institución ha sido admitida, con efectos jurídicos plenos, por ley no 13.252, la que se inspira en los antecedentes europeos y americanos ya expuestos.
    Finalmente, recordaremos que adopción, como acción y efecto de adoptar en general, significa asimismo el acto de tomar una resolución, acuerdo o medida; y la admisión o aceptación de una opinión, dictamen o doctrina, (v. ACOGIMIENTO, ACOGIMIENTO FAMILIAR, ADOPTADO, ADOPTANTE, COLOCACIÓN FAMI- LIAR, PROHIJAMIENTO.) (4, 94, 268, 269, 270, 271, 273, 274, 1.740, 1.741, 1.742, 1.743, 1.866, 2280. 2.281, 3223, 3.373.)
Tema: Derecho, Derecho General, Que es

'“adopción. “' aparece también en las siguientes entradas:


¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0( 0 votos)



Publicado el 13/06/2018.