sustantivo masculino ( m.) ". Derecho por el cual el poseedor de un inmueble puede despedir al inquilino.

    desahucio en el Derecho Usual

    Acto de despedir el dueño de una casa o el propietario de una heredad a un inquilino o arrendatario, por las causas expresadas en la ley o convenidas en el contrato. Dentro del Cód. Civ. esp., las causas para el desahucio judicial del arrendatario son éstas: 1*) expiración del término convencional o del fijado supletoriamente en la ley para los casos en que las partes hubieran omitido esta indicación; 2* falta de pago; 3* infracción de cualquiera de las indicaciones estipuladas en el contrato; 4* destinar la cosa arrendada a usos o servicios no pactados y que la hagan desmerecer, o no usar de la cosa según la naturaleza de la misma, la costumbre de la tierra o en el sentido que aconseje la diligencia de un buen padre de familia (art. 1.569).
    Esa actitud legal ha sido modificada profundamente por el desenvolvimiento de la legislación con un criterio social. Se tiende ahora a amparar a los arrendatarios rústicos, para no privarles de su medio de vida y como reconocimiento al trabajo de la tierra, y a defender a los inquilinos, ante la dificultad creciente de encontrar, en las grandes poblaciones sobre todo, alojamiento con comodidades iguales y precios análogos a los que disfrutan. En realidad, por razones de justicia o de conveniencia política, el desahucio va reduciéndose al motivado por la falta de pago; y, aun dentro de esta infracción, todavía es amparado el inquilino o el arrendatario con prórrogas legales y facultad para depositar los atrasos en el curso del juicio. No ha dejado de pesar en esta actitud legal el dramatismo algo exagerado, en periodismo y literatura, al presentar siempre como victima a los que en ocasiones son cínicos insolventes dispuestos a convertir el inquilinato en derecho de habitación, gratuito y vitalicio por tanto; o el arrendamiento rústico, en una especie de censo con el dominio útil a favor del colono y con regateo de "pensiones".
    Esta voz de deshaucio, aun tan técnica y tradicional, no ha arraigado en la Argentina, donde se prefiere la más general y equívoca de desalojo (v.e.v.).
    En Derecho Laboral, cuando al trabajador se le da vivienda por razón del trabajo, la causa justificada de despido es al mismo tiempo razón legal para desahuciarlo; pero la indemnización deberá abarcar asimismo este otro aspecto de la remuneración.
    No dejaremos de mencionar la sutil observación de pronunciarse generalmente esta palabra como esdrújula (cargando el acento en la a), cuando la Academia no la acentúa así gráficamente; lo cual obliga, para pronunciarla de manera correcta, a cargar el acento prosódico sobre la u, como vocablo llano, (v. COMISO y, además, JUICIO DE DESAHUCIO, donde nos ocuparemos de los trámites procesales.)
Tema: Derecho Laboral, General, Que es

'“desahucio. “' aparece también en las siguientes entradas:


¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0( 0 votos)



Publicado el 13/06/2018.