Cuando el vínculo conyugal se celebre fuera del territorio nacional, rigen estas normas en el ámbito de aplicación del Cód. Civ. esp.: "Si el casamiento se contrajere en país extranjero entre español y extranjera o extranjero y española, y nada declarasen o estipulasen los contratantes, relativamente a sus bienes, se entenderá, cuando sea español el cónyuge varón, que se casa bajo el régimen de la sociedad de gananciales; y cuando fuere española la e9posa, que se casa bajo el régimen del Derecho común en el país del varón; todo sin perjuicio de lo establecido en este Código respecto de los bienes inmuebles" (art. 1.325). La referencia a los bienes raíces consiste en quedar sujetos a la ley del país en que están sitos (art. 10).
    Aun cuando el cód. cit. no lo diga expresamente, porque no tiene necesidad de hacerlo, si dos españoles (mujer y hombre) se casan en el extranjero, pueden ejercer, con respecto al régimen de su* bienes, cuantos derechos les conceden las leyes patrias, sea cual fuere la actitud contraria de la ley local para desconocerles efectos, sin duda imposibles territorialmente, pero reales y legítimos en el país de origen de los contrayentes y en cuantos respeten sus principios legislativos. Y ello constituye además un deber; por cuanto los derechos y deberes de familia, "las leyes relativas ...al estado, condición y capacidad legal de las personas, obligan a los españoles aunque residan en el extranjero" (art. 9?). En consecuencia, casados dos españoles en el extranjero, y guardando silencio sobre su régimen matrimonial, de no oponerse la ley del país en que habiten, y en todo caso siempre que regresen o litiguen en España, se entenderán regidos por la sociedad legal de gananciales.
    Criterio distinto proclama la Ley arg. de matr. civ. La validez deb matrimonio, de no concurrir los impedimentos de consanguinidad ascendente, o descendente, el parentesco colateral hasta el segundo grado, la afinidad en línea recta, el ligamen o el conyugicidio, se juzga en la República por la ley del lugar en que se haya celebrado, aunque los contrayentes hayan dejado su domicilio para no^ sujetarse a las formas y leyes que con él rigen. Cualquier sea el país en que el matrimonio se haya celebrado, los derechos y deberes personales de^ los cónyuges" ste rigen por las leyes de la República.
    El contrato nupcial rige los bienes del matrimonio» cualesquiera sean las leyes del país de celebración. A falta de convenciones nupciales, la ley del lugar de celebración rige los bienes muebles. De haber cambio de domicilio, los bienes adquiridos por Ios- esposos antes de adquirirlos son regidos por las- leyes del primero; los bienes adquiridos despuésdel cambio son regidos por las leyes del nuevo domicilio. Los bienes raíces se rigen invariablemente por la ley del lugar de situación. La disolución de un matrimonio celebrado en la Argentina no es válida si se hace en el extranjero, por causas no admitidas en este país, en cuanto al efecto de habilitar a los cónyuges para contraer nuevo matrimonio con distinta persona (arts. 29 a 79).

Tema: Derecho General, Que es

'matrimonio en el extranjero' aparece también en las siguientes entradas:


¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0( 0 votos)



Publicado el 18/06/2018.